• Reducir tamaño de letra
  • Tamaño de letra original
  • Aumentar tamaño de letra
  • Imprimir
Roble común. © Inra, A. Kremer

Secuenciado el genoma del roble

Equipos de investigación del INRA y del CEA lograron secuenciar recientemente el genoma del roble común (Quercus robur). Se trata de la primera secuenciación para una especie del género Quercus, muy común en el hemisferio norte. Este logro permitirá tener un mejor conocimiento de los mecanismos que tienen los árboles para adaptarse a las variaciones ambientales y proporcionará elementos para anticipar sus respuestas al cambio climático. Los resultados se publicaron inicialmente en un artículo de la revista de libre acceso Molecular Ecology Resources y serán objeto de una publicación definitiva en los próximos meses.

Actualización: 04/07/2017
Publicación: 10/05/2015
Palabras clave: QUERCUS ROBUR - genoma - roble

Roble común (Aveyron, Francia). © Inra, A. Kremer
Roble común (Aveyron, Francia) © Inra, A. Kremer

El roble común (Quercus robur) es un árbol emblemático que forma parte de la sección botánica más importante del género Quercus: los robles blancos, con 200 especies, presentes en Europa, Asia y América. La secuenciación de su genoma se consiguió gracias a un consorcio coordinado por el INRA de Burdeos-Aquitaine en colaboración con el Centro Nacional de Secuenciación del CEA (Genoscope). Fueron necesarios tres años de trabajo para descifrar la información genética contenida en sus 12 pares de cromosomas. El consorcio caracterizó 50.000 genes y evaluó que la mitad de los 1.500 millones de pares de base del genoma está formada por elementos repetidos. Se trata de la primera realización para una especie del género Quercus, de gran importancia económica, ecológica y cultural para numerosos paísesLe secuenciación del genoma del roble común representa una puerta de entrada inmejorable para el análisis y la comprensión del papel que desempeñan los genes de este árbol emblemático. Su genoma tendrá un valor de referencia, no solo para las otras especies de roble blanco sino también para especies más alejadas de la familia de las fagáceas (castaño y haya). Permitirá estudiar la regulación interna de especies de gran longevidad expuestas a variaciones climáticas anuales considerables e incluso a acontecimientos extremos. Las investigaciones facilitarán la identificación de los genes que participan en la adaptación al medio o en las relaciones simbióticas entre las raíces y los hongos micorrícicos (como el micelio de la trufa). Asimismo, posibilitarán la identificación de los genes responsables de la biosíntesis de los extraíbles de la madera, como los taninos y la whisky-lactona, que dan el sabor y el aroma a los vinos y alcoholes. En el plano de la evolución, la secuencia del genoma del roble ya permite que los científicos analicen más detalladamente los procesos de adaptación local y especiación, que explican la diversidad de estos árboles que han colonizado medios muy diversificados.
  La secuenciación del genoma del roble supone un avance determinante en el conocimiento de la biología, la genética y la evolución de los árboles, que se aprovechará ampliamente en las futuras investigaciones sobre la estructura y el funcionamiento del genoma de estas especies perennes. Más allá del conocimiento académico, estas investigaciones abren perspectivas en ámbitos más concretos, en respuesta a las múltiples cuestiones sociales relacionadas con la evolución de los bosques.

Puesta en común de los resultados

En conformidad con los acuerdos internacionales de las Bermudas (1998) y de Fort Lauderdale (2003), así como con la declaración de Toronto (2009), los datos de la secuenciación del genoma del roble están libremente disponibles para la comunidad científica (www.oakgenome.fr), antes de la publicación del artículo científico definitivo por el consorcio en los próximos meses.

Proyecto GENOAK

La secuenciación, el ensamblaje y la anotación del genoma del roble es el resultado del proyecto GENOAK (Secuenciación del genoma del roble e identificación de los genes de interés adaptativo en los árboles forestales), iniciado en octubre de 2011 y cofinanciado por la Agencia Nacional de Investigación de Francia por un plazo de cuatro años. El proyecto reúne varios equipos de investigación del INRA y del Genoscope del CEA.

Contacto
Contacto científico:

  • Christophe Plomion (+33 (0) 5 57 12 27 65) Unidad de Biodiversidad, Genes y Comunidades (INRA – Universidad de Burdeos)
Contacto de prensa:
Servicio de prensa del INRA (+33 (0) 1 42 75 91 86)

Referencia

Decoding the oak genome: public release of sequence data, assembly, annotation and publication strategies, Christophe Plomion et al.

Molecular Ecology Resources, 6 de mayo de 2015 (DOI: 10.1111/1755-0998.12425)