• Reducir tamaño de letra

    Reducir tamaño de letra
  • Tamaño de letra original

    Tamaño de letra original
  • Aumentar tamaño de letra

    Aumentar tamaño de letra
  • Imprimir

    Imprimir
Halictus scabiosae macho (Halictus) sobre una flor de Eupatorium cannabinum (Eupatorio o Canabina) . © Inra - Laurent Guilbaud

¿Y si urbanización y biodiversidad pudieran ir de la mano?

Se registran en Francia más de 900 especies de abejas silvestres pero muchas de ellas, como los abejorros, están en declive. Los investigadores del INRA, junto con la colaboración de la asociación naturalista Arthropologia, han llevado a cabo el primer estudio exhaustivo de Europa cuyo fin es evaluar el impacto ejercido por la urbanización en la comunidad de abejas silvestres. En los 24 emplazamientos más o menos urbanizados que se han estudiado alrededor de Lyon, se han censado 291 especies de abejas. Aunque sus efectivos disminuyen con el grado de urbanización, el número de especies presentes llega al nivel máximo en entornos periurbanos y se han hallado 60 especies en el emplazamiento más urbanizado, lo cual supone una riqueza considerable. Este trabajo ha sido publicado en la revista de libre acceso PLOS ONE, el 13 de agosto de 2014.

Actualización: 04/07/2017
Publicación: 13/08/2014

Para que una especie de abeja esté presente en un entorno urbano, ha de ser capaz de hallar recursos alimentarios y lugares de nidificación adecuados. Algunas especies anidan en el suelo (terrícolas), como por ejemplo las andrenas, mientras que otras anidan en cavidades situadas por encima del suelo (cavícolas), como las osmias. Además del comportamiento de nidificación, cada especie de abeja presenta sus propias características biológicas. De este modo, cada especie puede hacer frente de manera distinta a la urbanización. Las especies y sus características son por tanto elementos esenciales a la hora de estudiar el impacto ejercido por la urbanización en la estructura de la comunidad de abejas silvestres, que se define como un conjunto de especies en un mismo entorno.     

En el marco del programa europeo LIFE Urbanbees1, se ha estudiado a la comunidad de abejas silvestres en 24 emplazamientos a lo largo de un gradiente de urbanización en la comunidad urbana de Lyon, conocida también como Grand Lyon. Este programa, lanzado en 2010 para una duración de 5 años, está dirigido por el Centro INRA de Aviñón, y cuenta con la cooperación de la asociación naturalista Arthropologia, los ayuntamientos de Lyon y de Villeurbanne, la universidad de Lyon y el Museo de Historia Natural de Londres. Está cofinanciado por la Unión Europea, el Ministerio de Ecología, la región Ródano-Alpes, el Grand Lyon y la firma Botanic®.   
Durante dos años y de manera mensual, se ha procedido al muestreo de las abejas mediante redes y copelas de color en los 24 emplazamientos del Grand Lyon. Las copelas se dejaban activas durante 24h, y las capturas con red se realizaban en un radio de 100 metros alrededor de las copelas sobre todas las plantas en flor. Con el fin de estudiar los cambios de composición de la comunidad, los investigadores han tomado en cuenta diversas características de las abejas, como el estatus huésped/parásito o el modo de nidificación.
Durante el estudio, se capturaron 291 especies de abejas silvestres, o sea casi un tercio de las más de 900 especies de abejas silvestres censadas en Francia. La abundancia de las abejas estaba negativamente correlacionada con la urbanización, mientras que la riqueza específica alcanzaba un nivel máximo en los emplazamientos que presentaban un grado de urbanización intermedia (50% de superficie impermeable en un radio de 500 metros; en un entorno periurbano). No obstante, los investigadores han hallado una riqueza considerable hasta en los entornos más urbanizados (60 especies en Villeurbanne con una superficie impermeable superior al 98%). La estructura de la comunidad cambiaba a lo largo del gradiente de urbanización, siendo más numerosas las especies parásitas en entornos periurbanos. La fauna de abejas cavícolas presentaba un mayor grado de diversificación en un entorno urbano que  la de abejas terrícolas.     

La gran diversidad de abejas silvestres inventariadas en el centro de varias ciudades demuestra que con una gestión apropiada hasta unos entornos urbanos pueden resultar ser hábitats interesantes en términos de ecología y de conservación para preservar esta fauna y las relaciones mutualistas que mantiene con la flora silvestre y cultivada (polinización). Asimismo, la diversidad de las abejas silvestres en ciudades hace de ellas un grupo clave en la sensibilización de la población urbana a la ecología y a los servicios ecosistémicos, mostrando que la biodiversidad se halla en todos los lugares de nuestra vida cotidiana.   

Se ha procedido al muestreo de las abejas mediante redes y copelas de color en los 24 emplazamientos del Grand Lyon:

Triplete de copelas de color © Inra - Nicolas Morison
Triplete de copelas de color © Inra - Nicolas Morison
Captura de abejas silvestres con red © Inra - Laura Fortel
Captura de abejas silvestres con red © Inra - Laura Fortel

1 www.urbanbees.eu

Referencia:
Fortel L, Henry M, Guilbaud L, Guirao AL, Kuhlmann M, et al. (2014) Decreasing Abundance, Increasing Diversity and Changing Structure of the Wild Bee Community (Hymenoptera: Anthophila) along an Urbanization Gradient. PLoS ONE 9(8): e104679. doi:10.1371/journal.pone.0104679

Contacto
Contacto científico:

Contacto de prensa:
Servicio de prensa del INRA (+33 (0) 1 42 75 91 86)
Otros contactos:
Hugues Mouret , Arthropologia (+33 (0) 4 72 57 92 78)
Departamento asociado:
Plant Health and Environment
Centro asociado:
Provence-Alpes-Côte d'Azur

Más información sobre abejas silvestres y urbanización

Las abejas silvestres como los abejorros o los megachiles siguen siendo poco conocidas a pesar de que son unos insectos polinizadores cuyo papel fundamental ha quedado, hoy en día, más que demostrado.
 
 

Con más de 900 especies en Francia y 2 500 en Europa, las abejas representan un grupo muy diversificado, ya que sobrepasan el total de efectivos de las especies de batracios, reptiles, pájaros y mamíferos juntos. No obstante, el declive de las abejas en Europa es actualmente una realidad establecida, como sucede por ejemplo con los abejorros.
  

La urbanización está considerada una de las principales causas de la pérdida de la biodiversidad, ya que provoca alteraciones drásticas e irreversibles de los hábitats. El paisaje urbano se define como un mosaico de superficies impermeables (edificaciones, parkings y carreteras por ejemplo) y de superficies permeables que sufren continuas perturbaciones. Un entorno urbano puede caracterizarse por su proporción de superficie impermeable y la conectividad de sus ámbitos, dos elementos clave para la fauna silvestre.
 
 

Hoy en día, no existe ningún estudio exhaustivo sobre la situación de las abejas silvestres en las ciudades europeas. A pesar de que la urbanización ejerza un efecto negativo en la fauna de insectos, podemos hallar abejas silvestres en entornos urbanos. En efecto, en este tipo de entornos podemos encontrar flores a lo largo del año, una temperatura un poco más elevada que en los entornos circundantes, así como una gestión de los pesticidas cada vez más razonable.