• Reducir tamaño de letra

    Reducir tamaño de letra
  • Tamaño de letra original

    Tamaño de letra original
  • Aumentar tamaño de letra

    Aumentar tamaño de letra
  • Imprimir

    Imprimir
Abeja melífera sobre flor de melocotonero. © INRA, Nicolas Morison

Impacto del déficit de insectos polinizadores en la seguridad alimentaria mundial

Los cultivos polinizados por insectos suponen más de un tercio de la alimentación humana mundial. Un equipo internacional en el que se encuentra el INRA ha demostrado que el rendimiento mundial actual de estos cultivos aumentaría más de un 20 % de media al aumentar el número y la diversidad de insectos polinizadores. Estos resultados son el fruto de un gran estudio llevado a cabo en 12 países durante 5 años y revelan la gran importancia de la intensificación ecológica de la agricultura para mejorar la seguridad alimentaria mundial y conservar la biodiversidad de los insectos polinizadores. El estudio fue publicado en la revista «Science» el 22 de enero de 2016.

Actualización: 30/06/2017
Publicación: 22/01/2016

Un sinfín de trabajos recientes han tratado el declive de los insectos polinizadores a causa de las abejas silvestres y la abeja melífera, tanto en abundancia como en diversidad. Sin embargo, pocos estudios analizan las consecuencias del déficit potencial de polinización que ocasiona en términos de impactos, en las producciones agrícolas y, por consiguiente, en la seguridad alimentaria. Aparte de la modelización, estos últimos años, algunos estudios empíricos han mostrado interés por el efecto del nivel de polinización en los cultivos, pero la mayoría han estudiado flores individuales, ramos o plantas aisladas en macetas, de manera que resulta muy complicado extrapolar los resultados en términos de rendimiento para un agricultor.
Un equipo internacional compuesto por 35 investigadores y en el que se encuentra el INRA ha aplicado durante cinco años el mismo protocolo de terreno1 en 344 parcelas, que representan 33 tipos de cultivos en 12 países de todo el mundo (principalmente África, Asia y Sudamérica). De este modo, se ha logrado cuantificar a escala global las relaciones entre rendimientos agrícolas (en kilos y por hectárea) y la abundancia y la diversidad de la fauna polinizadora. Los investigadores han dado gran importancia a las pequeñas explotaciones agrícolas de los países en desarrollo que habían sido ignoradas por la mayoría de los estudios anteriores, a pesar de que tienen un papel clave en la seguridad alimentaria de la población mundial.
 
Los científicos han demostrado que los déficits de insectos polinizadores son actualmente responsables de una importante proporción del déficit de rendimiento en estos cultivos, incluso tras haber considerado las demás variables medioambientales y agronómicas principales (como el nivel de intensificación o el nivel de dependencia del cultivo a la polinización mediante insectos). La abundancia de insectos polinizadores contribuye por sí sola a explicar el 31 % de media del déficit de rendimiento en parcelas de menos de 2 hectáreas. En parcelas mayores, donde la diversidad de la fauna polinizadora suele ser más débil y el predominio de la abeja melífera es considerable, los investigadores han hallado un aumento similar de la productividad (de un 30 % de media) cuando la fauna polinizadora está diversificada. Sin embargo, cuando esta diversidad es débil, el aumento de la productividad es nulo, de forma que si se aumenta globalmente el número y la diversidad de los insectos polinizadores, el rendimiento de los cultivos aumenta más de un 20 % de media a escala mundial. Estos resultados revelan el impacto del déficit de las poblaciones de insectos polinizadores a escala mundial.    
       
Actualmente, la humanidad debe afrontar dos desafíos: producir alimentos para la creciente demanda de una población en aumento y producirlos de manera aceptable desde un punto de vista medioambiental y social. La intensificación ecológica, es decir, la mejora del rendimiento de los cultivos según la biodiversidad es una de las principales vías sostenibles para poder superar esos retos. Los resultados demuestran que esta intensificación ecológica (que permite mejorar la abundancia y la riqueza de la fauna polinizadora) crea situaciones beneficiosas recíprocamente para la biodiversidad y el rendimiento de los cultivos. Este modo de producción contribuye al desarrollo de sistemas agrícolas sostenibles, incluso en el caso de las pequeñas explotaciones de los países en desarrollo.
1 Vaissière B. E., Freitas B. M., Gemmill-Herren B: «Protocol to detect and assess pollination deficits in crops: a handbook for its use». FAO, Organización de las Naciones Unidas, 2011, Roma, 81 págs. > Consultar

Contacto
Contacto científico:

Contacto de prensa:
Servicio de prensa del INRA (+33 (0) 1 42 75 91 86)
Departamento asociado:
Plant Health and Environment
Centro asociado:
Provence-Alpes-Côte d'Azur

REFERENCIA

Mutually beneficial pollinator diversity and crop yield outcomes in small and large farms. Lucas A. Garibaldi & al. Science, 22 janvier 2016