• Reducir tamaño de letra

    Reducir tamaño de letra
  • Tamaño de letra original

    Tamaño de letra original
  • Aumentar tamaño de letra

    Aumentar tamaño de letra
  • Imprimir

    Imprimir
couv Evolutionary Applications. © Inra

Vigilando el mildiú de la vid: ¿se adapta a las cepas resistentes?

Ahora que otras nuevas cepas de vid resistentes (al mildiú, sobre todo) van a comercializarse, sigue sin conocerse bien la capacidad de adaptación de los patógenos a estas. Al comparar la agresividad de varias poblaciones de mildiú, investigadores del INRA han demostrado que aunque la resistencia de las cepas sea eficaz en general, el mildiú puede adaptarse a ellas en cuestión de años y hacerlas más vulnerables. Por ello, estos resultados demuestran la necesidad de combinar cepas resistentes con prácticas agronómicas que las hagan sostenibles. Estos estudios han sido publicados en la revista Evolutionary Applications.

Actualización: 08/06/2017
Publicación: 13/05/2016

Todas las cepas de vid cultivadas son muy sensibles a las enfermedades aéreas, sobre todo al mildiú (Plasmopara viticola). La vid cultivada (Vitis vinifera) no tiene la capacidad espontánea de defenderse contra esta enfermedad de origen americano introducida en Europa en el siglo XIX. Actualmente, la protección contra este patógeno requiere entre 5 y 10 tratamientos fungicidas al año. Uno de los métodos alternativos empleados en muchos cultivos contra la enfermedad consiste en utilizar variedades de vid resistentes (ver figura 1). Gracias al éxito de varios programas de mejora de la vid en Europa, esta solución es ahora factible en viticultura1 y se estima que podría permitir una reducción de cerca del 90 % de la utilización de los fungicidas sobre la vid.

Figura 1. Ataques de mildiú de la vid en una cepa de Vitis vinifera sensible (A) y en una cepa resistente a la enfermedad (B).©INRA, François Delmotte, Laurent Delière... © Inra, François Delmotte, Laurent Delière
Figura 1. Ataques de mildiú de la vid en una cepa de Vitis vinifera sensible (A) y en una cepa resistente a la enfermedad (B).©INRA, François Delmotte, Laurent Delière.. © Inra, François Delmotte, Laurent Delière

En 2017, el INRA inscribirá en el catálogo unas cepas de vid que presentan una resistencia parcial al mildiú. No obstante, la eficacia de estas podría disminuir por la aparición de variedades especialmente «virulentas» de mildiú pocos años después de empezar a utilizar cepas de vid resistentes.

En este contexto, los investigadores de la Unidad de Sanidad y Agroecología de la Vid (INRA, Bordeaux Sciences Agro –Escuela Nacional Superior de Ciencias Agronómicas de Burdeos-Aquitania–) trabajan por la sostenibilidad de la resistencia de la vid. Una de las cuestiones es saber si el mildiú es capaz de adaptarse a la presión de selección que ejercerán las cepas de vid resistentes. Para responder a ello, han comparado la agresividad de poblaciones de mildiú provenientes de cepas de vid resistentes con la de variedades de mildiú «inocentes», es decir, aquellas que nunca hayan encontrado resistencia. La variedad de mildiú estudiada provenía de Suiza y Alemania, dos países en que ya se han extendido varias cepas de vid resistentes. En un experimento de laboratorio, han inoculado variedades de mildiú en tres cepas de vid alemanas (Regent, Prior y Bronner).

Los resultados muestran que la resistencia parcial de las cepas de vid es eficaz en general para controlar el mildiú (ver figura 2): la producción de esporas de mildiú se reduce desde un 58 % hasta un 92 % con respecto a una cepa de vid sensible (cabernet sauvignon). No obstante, los investigadores también han observado que las variedades de mildiú provenientes de cepas de vid resistentes y sensibles presentan una esporulación más precoz y mayor que las cepas de mildiú «inocentes». Asimismo, en Regent y Prior, la adaptación de las poblaciones de mildiú conduce a una reducción de la eficacia potencial de la resistencia de cerca del 26 %. En la cepa de vid resistente Bronner, la disminución de la eficacia es de un 7 %. Es lo que se llama la «erosión de la resistencia» (figura 2). En el caso de Regent, además, esta adaptación es muy rápida (inferior a 5 años), como ya había sospechado un estudio anterior llevado a cabo por el mismo equipo.

Los investigadores también demuestran que la evolución de las poblaciones de mildiú no parece tener consecuencias para las cepas de vid cultivadas actualmente. En el cabernet sauvignon (sensible), las variedades «virulentas» de mildiú no parecen ser más agresivas que las «inocentes», aunque habrá que confirmar este resultado en nuevos experimentos.

Cuando el INRA se dispone a comercializar nuevas cepas resistentes, estos resultados destacan la importancia de tener en cuenta la sostenibilidad de las resistencias. Esta es precisamente la razón por la cual el INRA da prioridad a la creación de variedades de resistencia plurigénica (que acumulan varios factores de resistencia a un mismo agente patógeno). Esta estrategia de creación de variedades está ideada para garantizar una mayor sostenibiliad de las resistencias. Por su parte, los agrónomos trabajan en los itinerarios culturales adaptados a estas nuevas cepas. Mediante este enfoque multidisciplinar (que combina impulsores genéticos y agronómicos), conseguiremos elaborar sistemas vitícolas que reduzcan considerablemente la utilización de los fungicidas.
1 (en francés) http://www.bordeaux-aquitaine.inra.fr/Toutes-les-actualites/Innovation-varietale-varietes-vignes-resistantes.

Figure 2. El mildiú se adapta a las cepas de vid resistentes (Regent, Prior y Bronner), lo que supone una rebaja de la eficacia de la resistencia (erosión). El porcentaje de eficacia se calcula con respecto a una cepa sensible (cabernet sauvignon) mediante esporulación del mildiú, un elemento clave en la propagación de la enfermedad.. © Inra
Figure 2. El mildiú se adapta a las cepas de vid resistentes (Regent, Prior y Bronner), lo que supone una rebaja de la eficacia de la resistencia (erosión). El porcentaje de eficacia se calcula con respecto a una cepa sensible (cabernet sauvignon) mediante esporulación del mildiú, un elemento clave en la propagación de la enfermedad. © Inra

Contacto
Contacto científico:

  • Chloé Delmas (+33 (0) 5 57 12 26 13) Unidad de Sanidad y Agroecología de la Viña (INRA, Bordeaux Sciences Agro –Escuela Nacional Superior de Ciencias Agronómicas de Burdeos-Aquitania–)
  • François Delmotte (+33 (0) 5 57 12 26 14) Unidad de Sanidad y Agroecología de la Viña (INRA, Bordeaux Sciences Agro –Escuela Nacional Superior de Ciencias Agronómicas de Burdeos-Aquitania–)
Contacto de prensa:
Servicio de Prensa del INRA (+33 (0) 1 42 75 91 86)
Departamento asociado:
Plant Health and Environment
Centro asociado:
Nouvelle-Aquitaine-Bordeaux

REFERENCIA

Chloé E.L. Delmas, Frédéric Fabre, Jérôme Jolivet, Isabelle D. Mazet, Sylvie Richart Cervera, Laurent Delière, François Delmotte. Adaptation of a plant pathogen to partial host resistance: selection for greater aggressiveness in grapevine downy mildew. Evolutionary Applications doi:10.1111/eva.12368, 13 mai 20016